OPINIÓN| Reforma Laboral más allá del T-MEC

Por Mtro. Gobrann Sajuanero, experto en derecho en la EBC

El escuchar comentarios de la reforma laboral, que evidencian la incertidumbre y los retos que representa concretarla en la práctica, es indudable que no toda la gente la conoce, y menos aún la comprende del todo. La llamada reforma estructural en materia laboral de este año ha sido polémica, lo que encuentra su razón de ser en cuestiones políticas, tanto a nivel nacional, con la llamada “cuarta transformación”, como a nivel internacional, para ser más específicos, con el T-MEC.

Pero ¿cuáles han sido realmente algunas de las causas de esta reforma? y, a partir de ellas ¿cuáles son los puntos de cambio que podrían impactar en nuestro país?. El análisis de dichas interrogantes es el objetivo de este artículo y en razón de ello, debemos comenzar por entender algunos de los preceptos que ha expuesto el Gobierno Federal para comprender, las características de dicha reforma y la relación que guarda con el T-MEC, así como el impacto que conjuntamente generarían en nuestro país.

Puntos de Cambio

Según las declaraciones y los comunicados que ha realizado la Secretaria del Trabajo y Previsión Social en su página oficial, debemos entender que la reforma laboral se basa en tres ejes principales:

  • Ratificar del convenio 98 de la Organización Internacional del Trabajo
  • La libre sindicación de los trabajadores y,
  • La justicia laboral.

Ante estos ejes, para hacer posible la negociación del T-MEC, México actualizó algunas normas considerando el Anexo 23-A de este tratado, en el que se comprometió con sus socios comerciales a:

  1. Contar con leyes que garanticen “el derecho de los trabajadores a participar en actividades concertadas de negociación o protección colectivas”.
  2. Establecer y mantener órganos independientes e imparciales para registrar las elecciones sindicales, y resolver controversias relacionadas con contratos colectivos.

Dichos compromisos se vieron reflejados en los cambios hechos a los artículos 133 y 357 de la Ley Federal del Trabajo, que ahora prohíben cualquier acto u omisión que atente contra el derecho de los empleados a: “decidir quién debe representarlos en la negociación colectiva”.

¿Reforma histórica a clase trabajadora?

Con el argumento de equilibrar las cuestiones salariales de los países integrantes, cabe cuestionar si realmente esta reforma está hecha con base a las verdaderas necesidades de nuestro país o se trata de una intervención internacional de las condiciones que fueron plasmadas en el T-MEC.

Esto porque, el pacto comercial en un sector medular como el automotriz, estipula que al menos un 40% del contenido de un automóvil fabricado en México tiene que ser ensamblado por trabajadores que ganen por lo menos 16 dólares la hora- igual que en los países del norte-, para poder ser vendido en el mercado estadounidense.

La justicia laboral es en mi opinión, el eje más noble aplicado indiscutiblemente a la clase trabajadora. En este sentido, debemos tener en cuenta que esta es una reforma histórica al artículo 123 constitucional, ya que la justificación para reformar tal precepto es el de favorecer a la clase trabajadora generando mejores condiciones como: mejoras salariales y protección judicial.

En cuanto a la libre sindicalización, ahora se les otorga más voz y fuerza a los trabajadores que son afiliados a un sindicato, ya que ahora la directiva tendrá que obtener su opinión para que éstos puedan tomar sus decisiones. Evitando de esta forma a: lideres “caciques” o “sindicatos charros” como coloquialmente son llamados, que históricamente se han aprovechado de los trabajadores, de sus cuotas sindicales, los hostigan, los obligan a votar con amenazas o les quitan su trabajo por ya no estar afiliados al sindicato.

Por último, la ratificación del Convenio 98, relativo a la aplicación de los principios del derecho de sindicación y de negociación colectiva, forma parte de la Organización Internacional del Trabajo y bajo esa tesitura, Estados Unidos y Canadá son miembros activos de dicha organización.

Beneficio dual

Ante la duda de la necesidad real de esta reforma y los cuestionamientos que se abren sobre ella, resulta necesario seguir de cerca los resultados que arroje de forma paulatina su aplicación, asegurándonos que sea certera y asertiva, brindando en primer plano, mayores beneficios a los trabajadores, complementándose también con los grandes beneficios económicos y laborales que nos puede brindar el T-MEC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares