Crónica de un repartidor de comida por app

La Organización Internacional del Trabajo (OIT), a través de su estudio «Trabajar para un futuro más prometedor», propone modificaciones en las condiciones laborales de los repartidores de comida por app, pues -advierte- de no regularse la operación de estas plataformas, las próximas generaciones estarán conformadas por jornaleros digitales, trabajadores sin acceso a seguro social, prestaciones y expuestos a accidentes de trabajo.

El reto que enfrenta México es regular un tipo de empleo flexible, que se ha convertido en la salida laboral de cientos de miles de personas, obligando a las empresas a garantizar los derechos laborales, como la seguridad social. 

Hace tres años, Brian Estrada decidió convertirse en repartidor de comida en bicicleta, con el fin de financiar sus estudios en Gastronomía.

Se inscribió en la app de Uber, luego cambió por Rappi, debido a que -considera- a esta más eficaz, pues incluye productos de supermercado, farmacia y antojos, lo que extiende el horario de servicio a toda la noche, a diferencia de los demás, que solo reparten alimentos de restaurante y el servicio se termina al cierre de los negocios.

Su vida era normal hasta que se accidentó. «Yo me accidenté repartiendo un pedido de Sin Delantal, ya pasaron 11 meses y aún no tengo respuesta», comenta.

Eran las 9:00 de la noche. Se dirigía a su casa, pero decidió tomar el último pedido antes de dejar su bici en la pensión. Pedaleaba sobre la calle Londres en la zona rosa de la Cdmx, cruzó hacia insurgentes rumbo a la Ciudadela cuando un carro se dio la vuelta con el semáforo en rojo e impactó su llanta trasera.

«Yo salí volando. Solo recuerdo que vi el auto pasar. Me estrellé la cara en el filo de la banqueta y perdí el conocimiento durante media hora», narra. 

Intentó levantarse con ayuda de un peatón que fue testigo del accidente. Él solo alcanzó a decir: «Déjame amarrar mi bici». Después de eso, no recuerda nada. «De vez en cuando vienen a mi mente flashazos -agrega- con recuerdos pasajeros, como que estaba sentado en una jardinera frente a una farmacia mientras me curaban y me quitaban un poco de la sangre de mi rostro.

Pero en ese momento yo no sabía cómo me llamaba ni dónde estaba». El saldo: tenía la frente inflamada, la pierna lastimada, la boca herida y perdió seis dientes. Así lo describe. 

«He gastado 20 mil pesos, entre los dos días que estuve en el hospital y la reposición de mis dientes y luego 10 mil pesos más por los estudios restantes. Me pidieron que regresara, a pesar de que estaba bien, porque temían que se me  formara un coágulo, por el impacto tan fuerte que tuve en la cabeza», cuenta.

Después de dos días que estuve en el hospital mandó un mensaje a Sin Delantal, por Whatsapp y por Telegram, -ellos no cuentan con soporte técnico telefónico- para aclarar su situación, pues le estaban descontando el pedido que no entregó el día del accidente.

«Lo que obtuve fue que me desactivarán por casi tres meses. Ahorita ya estoy activo, pero me dejaron con cuenta de moto y tengo que escribir para que me la cambien».

Por el accidente y las secuelas, Brian ha dejado de repartir comida por app y también tuvo que dejar trunca su carrera de chef, al no poder solventar los gastos.Asegura que la recuperación fue más complicada que el accidente.

«Intenté meterme a trabajar en una cocina acorde a mi profesión, pero fue un desastre. Mi destreza no era la misma, no me podía concentrar y se me olvidaban las cosas».

«Lo único que pensé fue: ‘No me puede estar pasando esto’. Y luego caí en una depresión. Estuve dos meses en cama, intento trabajar y no puedo, me despiden y mi otra fuente de ingreso tampoco la puedo retomar. No sirvo para nada, ni siquiera para lo que me gusta».

Brian comenta que en ocasiones se sentía presionado por el cronómetro que mide el tiempo de entrega. «Me genera presión, sobre todo cuando cambia de color porque ya transcurrió mucho tiempo».

Explica que Uber introdujo el seguro de Sura y Rappi el de Mapfre. «Uber en ciertos casos te resuelve y te manda el servicio, pero con Rappi tienes que mandar solicitud, explicar qué pasó y solo si no fue tu culpa, te lo valida». Sin Delantal no tiene ninguna aseguradora.

-¿Tienes prestaciones? -Ninguna.

En el estudio «Trabajar para un futuro más prometedor», elaborado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que propone modificaciones en el mercado laboral global para mejorar las condiciones de trabajo en el futuro, se advierte que, de no regularse la operación de las apps, las próximas generaciones estarán conformadas por jornaleros digitales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares