Repartidores de comida ¿jornaleros digitales?

En el #DíaMundialDeLaBicicleta celebramos a todos los repartidores de comida que llegan a nuestra oficina, por fomentar el uso de este transporte, libre de contaminantes, en cumplimiento de nuestros antojos y de hacer crecer la economía del país.

Sin embargo, también es importante conocer las condiciones en las que labora este sector dependiente de plataformas como Uber Eats, Rappi, Sin Delantal, PostMates, entre otras. Esto con el fin de saber cuál ha sido el avance para dignificar esta labor.

El auge de estas apps, en la CDMX, como medio para hacer llegar comida, bebidas o diversos productos, desató una oleada de oportunidad de empleo para jóvenes, personas mayores e incluso con discapacidad que tenían dificultades para conseguir una oportunidad en un trabajo tradicional. Así, este reciente medio de empleabilidad apoya para sostener un gasto fijo, aumentar su ingreso o tener efectivo extra para su día a día, como lo han asegurado los empresarios de Uber Eats.

Sin embargo, formar parte de algún servicio, también conocido como food delivery, tiene sus variables para las personas que utilizan esta modalidad como una alternativa laboral.

Un estudio levantado por Fintonic reveló que Uber Eats se coloca en primer lugar en este servicio a domicilio, con un ticket promedio de 210 pesos.

En segundo lugar está Rappi con un promedio de 180 el pedido. Y en el tercero, Sin Delantal con 110 pesos.

Condiciones laborales

Uber Eats

  • Paga directamente al lugar en el que se hace el pedido.
  • La distancia es la variable para saber qué cantidad le corresponde al repartidor y a la app.
  • En porcentajes 35% es para la app y 65% para el repartidor.

Rappi

  • El rappitendero es quien desenbolsa para pagar el pedido que hizo el cliente.
  • La app se encarga de depositarle al repartidor el costo del pedido.
  • Esta también cuenta con la modalidad de préstamo, para poder disponer de efectivo y meter el pedido del cliente.
  • Los porcentajes son similares a los de la competencia.

A pesar de esto, los ingresos son totalmente variables entre una app y otra, y entre las horas que invierte un repartidor. Pero, aproximadamente oscilan entre los 7 mil y 8 mil pesos al mes, reportó el portal FayerWayer.

Ser repartidor de comida a domicilio ¿Es un trabajo decente?

El trabajo decente es, o lo que debería ser, en el mundo globalizado, un buen trabajo o un empleo digno. El trabajo que dignifica y permite el desarrollo de las propias capacidades no es cualquier trabajo; no es decente el trabajo que se realiza sin respeto a los principios y derechos laborales fundamentales, ni el que no permite un ingreso justo y proporcional al esfuerzo realizado, sin discriminación de género o de cualquier otro tipo, ni el que se lleva a cabo sin protección social, ni aquel que excluye el diálogo social y el tripartismo.

Definición de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Ante esta definición, Gerardina González Marroquín, directora de la oficina para México y Cuba de la OIT, en entrevista para Mejores Empleos detalló que lo que se quiere es tener trabajo decente para todos.

«Lo que queremos es evitar tener, con la digitalización y el avance de la tecnología, un rezago de gente, que aunque sea digital, tenga acceso a internet y sepa de este tema, sus condiciones de vida sean precarias… lo que debemos evitar es tener jornaleros digitales«.

Gerardina González Marroquín, directora de la oficina para México y Cuba de la OIT

De acuerdo con cifras, no oficiales, declaradas por la activista Areli Carreón, durante 2018 murieron al menos 18 ciclistas en accidentes de tránsito. Carreón explicó que no existe un censo oficial o autoridad que lleve un conteo de esta índole.

Con testimonios recabados por el portal Silla Rota, solo la plataforma de Uber Eats, proporciona seguro en caso de accidente o muerte en horas laborales.

El resto de las aplicaciones, carecen de ello o solo cubren seguro hacia terceros.

Sin embargo, en el mes de mayo, Uber Eats, Rappi y Sin Delantal informaron sobre su participación en el programa de colaboración para la simplificación del cumplimiento tributario a través del Servicio de Administración Tributaria (SAT).

Este programa se basa en la retención de IVA e ISR de estas actividades económicas, lo que se traduce en brindarles seguridad social y probablemente sea el primer paso hacia el camino del trabajo decente en este gremio.

Por: Brenda Martínez @Brendaluma96

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares