Review: IT Chapter 2

IT: CAPÍTULO 2
(It) La conclusión de la esperada adaptación de la novela de Stephen King, es un viaje demasiado largo y entretenido que no logra superar a su antecesora

«Las risas no faltaron» It Chapter 2

La conclusión de la tan esperada adaptación de la novela de Stephen King, dirigida por Andres Muschieti y escrita Gary Dauberman es un viaje demasiado largo y por partes entretenido, pero que no logra superar a su antecesora.

Esta película se encontraba en mi lista de las más esperadas del año (más que nada porque la parte 1, fue una bocanada de aire fresco, me sorprendió), así que mis expectativas eran bastante altas. Podría decir que no fue la obra maestra que esperaba, pero si eras de las personas que no aguantaba las ganas de ir a verla, probablemente te quedes pensando no la amé, pero me entretuvo. La trama retoma 27 años después de la primera parte, cuando el regreso de It obliga al club de los perdedores a regresar a Derry para combatir por última vez al “malévolo payaso”.

Aciertos

Entre los grandes aciertos que podemos reconocer en esta película está el casting, desde James MacAboy hasta Andy Bean logran hacerte entrar en este mundo de fantasía y de verdad pareciera que los niños de la primer película crecerán a convertirse en ellos. Todas las actuaciones exceptuando a Henry Bowers están impecables, en especial Bill Hader, al que podemos ver imitando al payaso, entregando grandes momentos cómicos e incluso una efectiva escena dramática, que para los que somos fan de su serie Barry, sabemos que puede entregar eso y más.

El gore está muy presente en esta película y se siente mucho más madura que la versión anterior. Más que nada poniendo imágenes que a veces dejan de ser terroríficas y se convierten más bien en algo difícil de ver. Una de las mejores decisiones es el hecho de que los niños tienen nuevas escenas en esta versión, ya que ayuda mucho a vender esta fantasía, de regresar a Derry ( Las transiciones me parecen muy ingeniosas).

Es un filme palomero y con valores de producción muy altos. Si eres fan de Stephen King es una película que debes ver en el cine o si la estabas esperando como yo, no te decepcionará, pero no te asombrará como lo hizo la primera parte. Y si no te gustó mucho la primera, te recomendaría que esperes a verla en streaming, probablemente en el catálogo de HBO GO.

Hay temas muy interesantes en la película, el abuso y como eso te afecta en el futuro, aprender aceptar nuestros errores. Vivir sin miedo, enfrentar nuestros demonios. Trata temas actuales que ya no deberían de serlo, como la homofobia y el miedo a decir quién eres, ambientada en un clima político como el de Estados Unidos, donde la intolerancia está más presente que nunca.

Ahora entramos en algunos de los detalles que no terminaron por convencerme con esta nueva entrega.

¿Qué se pudo mejorar?

Es una película muy larga, casi llega a las 3 horas. A pesar de que comienza con un buen ritmo, la forma en que se cuenta la historia saltando entre personajes llega a ser muy repetitiva hasta el punto de que se vuelve predecible (creo que aquí se pudo sacrificar un poco la duración). Se siente el cambio en la fotografía Chung Chung-hoon a Checo Varesse, desde mi punto de vista hubo algunas escenas en las que me perdí, no estaba seguro de que ocurría en la pantalla.

Tuve problemas con la forma en la que manejaron al inicio el personaje de Eddie interpretado por James Ranson, ya que la mayor parte del tiempo solo parece estar enojado y ser demasiado asustadizo, sé que en el libro así está descrito, pero creo que en la primer película, el personaje ya había cambiado o crecido de cierta forma, como para que lo pusieran tan miedoso. El casting me pareció perfecto y hacia el final volví a enamorarme del personaje, pero tardó casi 3 horas en descubrir algo que ya había aprendido antes.

Hay un abuso de CGI, al punto de que había ciertos efectos que más que incomodidad al ver la pantalla causaban risa. Creo que se usó demasiado este recurso y hubo ocasiones en las que un efecto práctico hubiera sido mucho mejor. La historia me mantuvo cautivado, pero casi como chiste autoreferencial, el guionista no logró escribir un buen final. Demasiados jump scares y un gran sentimiento de nostalgia por toda la película, haciendo varios guiños a pesadilla en Elm Street.

Conclusión

It es una película tan icónica que probablemente se mantendrá en la cabeza de más de uno, aterrorizando sus sueños. El hecho de que King tuviera un cameo a lo Stan Lee me parece algo de mucho valor, ya que es una institución para el cine y la literatura de terror. It sufre de nuestra cultura moderna, ya no es tan fácil asustarnos y el abuso de la tecnología termina por jugarle en su contra, pero al mismo tiempo apela a nuestro sentido de nostalgia, en los días en que de niño vimos al aterrador payaso en la pantalla y dejamos de cerrar nuestros ojos en la regadera.

Quizás te pueda interesar: De agallas periodísticas: historia de un empoderamiento

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares