Sindicatos en desacuerdo con la reforma laboral

Por María del Pilar Martínez

En la pasarela de líderes sindicales, en el segundo día del parlamento abierto en el Senado de la República, sirvió para que manifestaran su desacuerdo con la reforma laboral, recientemente aprobada, en los capítulos relacionados con las cuotas sindicales y con la forma en la que deben organizarse los sindicatos de manera interna y cuyo aval dará el Centro de Conciliación y Registro Laboral.

Isaías González Cuevas, líder de la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC); Ángel Celorio, de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Francisco Hernández Juárez, de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT); Rodolfo González Guzmán, Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM); Reyes Soberanis, Confederación Obrera Revolucionaria (COR) y Víctor Flores, líder ferrocarrilero; demandaron que se analice el Artículo 110, porque no se puede pedir a los trabajadores que sean quienes deciden si pagan o no cuotas sindicales, «es como preguntar si se quiere pagar o no impuestos», coincidieron.

Las organizaciones sindicales expusieron que se vulneran sus derechos a la libre sindicalización, desde el momento en que se obliga a que redacten de tal o cual manera los estatutos sindicales, «violando los convenios internacionales de la Organización Internacional del Trabajo, 89 y 98», expuso Carlos Aceves del Olmo, quien se encargó de moderar la mesa denominada «Libre sindicación y negociación colectiva».

Aún cuando, «se acaba de reformar la Ley Laboral, aún queda mucho por hacer, especialmente en libertad sindical. El Estado no debe intervenir en la vida interna de las instituciones sindicales, pues esto representa un atentado contra los principios fundamentales de autonomía y libertad sindical», dijo Aceves del Olmo.

El pasado primero de mayo se promulgó la nueva Ley Federal del Trabajo, en la que se incluyó, en el artículo 110, en la fracción VI. que «el trabajador podrá manifestar por escrito su voluntad de que no se le aplique la cuota sindical, en cuyo caso el patrón no podrá descontarla».

Indispensable implementación antes de cambios

Arturo Alcalde Justiniani, abogado laborla, expuso que «sería un grave despropósito pretender que en este espacio legislativo se modifiquen normas que aún no conocen su vinculación con la realidad. Sería pretender una contra reforma que además del daño a los sectores agraviados sería en perjuicio del prestigio de nuestro Congreso y un precedente negativo en el ámbito de los compromisos internacionales».

En tanto, el senador Martí Batres, presidente de la Mesa Directiva del Senado de la República, admitió que hay asuntos que deben analizarse, queremos democracia sindical con sindicatos fuertes, y no con sindicatos débiles, por ello, dijo que «el Congreso mantendrá el tono progresivo para ampliar los derechos de la clase trabajadora». 

La senadora de Movimiento Ciudadano, Patricia Mercado, expuso que «no hay vuelta atrás en la reforma laboral; con el parlamento no se puso en la mesa la posibilidad de cambiar lo que se aprobó, todos estamos en el acuerdo que el parlamento discutiría cuestiones muy específicas y sobre el modelo, pero si funciona o no, los pilares de la reforma ya fueron aprobados y ahí permanecerán».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

shares