Soy trabajador doméstico ¿Cómo obtengo seguridad social?

En la actualidad, los trabajadores del hogar han sido una población vulnerable y han laborado por muchos años en condiciones de desigualdad, pero con este proyecto pretende cambiar el panorama de millones de personas y si tú eres uno de ellos, aquí te decimos qué hacer.

A principios de este mes, se dio a conocer el Programa Piloto para la Incorporación de Personas Trabajadoras del Hogar, con el cual se pretende que este sector cuente con seguridad social.

Un trabajador doméstico es aquel que presta sus servicios para el aseo y/o asistencia del hogar de una persona o familia, al obtener su afiliación al IMSS podrán tener ellos y sus beneficiarios:

  • Servicios médicos, hospitalarios, farmacéuticos y atención obstétrica.
  • Incapacidades.
  • Pensión por invalidez y vida.
  • Fondo para el retiro.
  • Prestaciones sociales dentro de las que se encuentran velatorios y guarderías.

Esto considera a las personas que trabajan de planta para un empleador y residen en el domicilio, las personas que trabajan de entrada por salida para un patrón y no residen en el domicilio, y las que trabajan para diferentes empleadores y no residen en el domicilio de ninguno de ellos.

Los requisitos para darte de alta son:

  1. Número de seguro social, el cual puedes tramitar en esta página.
  2. Solicitud de aseguramiento: debe contener tu información personal, el nombre y domicilio de tu(s) empleador(es), la CURP no es obligatoria.
  3. Generar su línea de captura para pago: la cual debe indicar el salario mensual de la persona trabajadora del hogar, cuantos días labora con cada patrón.

El sistema generará el comprobante de pago para tu empleador y la línea de captura para que puedas realizar el pago correspondiente, se generarán diferentes según el número de empleadores que tengas.

  • Realizar el pago correspondiente de las cuotas que se generen para ti y para tu jefe. El pago se podrá realizar en bancos o vía internet.
  • Registrarse en la clínica: desde el día uno del pago al darte de alta ya tendrás acceso a los servicio de seguridad social, lo puedes hacer:
    • Presencial
      • CURP
      • Identificación oficial
      • Comprobante de domicilio
      • Correo electrónico
      • Número de Seguridad Social (NSS)
      • Fotografía infantil
  • Portal de Internet o en la aplicación del IMSS Digital.

¿Cómo funcionan las cuotas?

Se generan dos cuotas para la inscripción al IMSS, una que debes cubrir con tus ingresos y otra, que debe cubrir tu empleador, que no debe ser pagada de tu sueldo.

Para calcularlo existe una herramienta en la cual te puedes apoyar, ya que es variable, considerando la cantidad de empleadores que tengas y los días que destines a cada uno de ellos, pero deberás tener la sumatoria de todo tu ingreso mensual para realizar el cálculo a detalle aquí.

Haciendo un cálculo con $3,285 pesos, que es lo que ganan en promedio mensual las mujeres que se dedican a las labores domésticas, según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), se consideraron 25 días de trabajo al mes con un empleador diferente cada día de la semana.

Las cuotas mensuales que se generaron serían de $89.89 pesos para ti y para cada uno de tus empleadores sería de $184.02, dando un total de las 5 cuotas de $1,010.03 pesos mensuales.

La seguridad social es tu derecho

Tu empleador y tú tienen derechos y obligaciones, entre los cuales se encuentra el trabajo digno, respetuoso y amable, además de contar con condiciones de trabajo que aseguren tu vida y salud.

Puedes dar por terminada en cualquier tiempo la relación de trabajo, por ley solo tienes que dar aviso al patrón(a) con ocho días de anticipación.

Además, con este programa piloto podrás contar con tu inscripción ante el IMSS, es importante que lo utilicen, ya que es el primer paso para tu empleador te tenga que conceder por ley seguridad social.

Si habitas en el hogar donde prestas tus servicios tienes derecho a tener 9 horas de descanso nocturno, así como un descanso diario de 3 horas entre el horario matutino y vespertino, que la retribución comprenda, además del pago en efectivo, alimentación sana y cómoda e higiénica para dormir.

Derechos de tu empleador: puede concluir la relación laboral, sin ninguna responsabilidad, dentro de los treinta días siguientes a la iniciación del servicio, o bien, en cualquier momento, sin necesidad de comprobar la causa, pagando la indemnización que corresponda en términos de la Ley Federal del Trabajo.

Por Pamela Rendón Echeverría

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
shares