Todos los caminos te llevan a innovar

Al platicar con otras personas, una de las cosas que más me emociona es cuando me comentan que están desarrollando un proyecto o que tienen uno en mente. Es muy grato conversar con gente que quiere innovar para resolver problemas cotidianos y que busca compartir sus conocimientos.
Cada vez es más común el hecho de que las empresas estén percibiendo la importancia de promover la innovación en su día a día. Después de todo, es una poderosa herramienta para acelerar sus negocios y procesos.
Los números lo respaldan. Actualmente, las compañías y los emprendedores están destinando más recursos a la investigación y el desarrollo, y México no es la excepción. En el Índice Global de Innovación, que realiza la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), México avanzó 2 lugares de 2016 y alcanzó la posición 56 en el ranking 2018.
Lo que he aprendido en los años que llevo trabajando en innovación es que las buenas ideas, más que solo compartirse, deben realizarse. El valor de hacerlas tangibles es incalculable. Por eso es importante tener espacios que permitan alcanzar el máximo desarrollo y aplicación de las ideas. Esto contribuye al intercambio de opiniones y brinda la oportunidad de acelerar los distintos proyectos que se gestan diariamente en los negocios. En países emergentes como el nuestro esto es relevante, pues puede abrir nuevos caminos para impulsar a los emprendedores.
En AT&T, por ejemplo, tenemos una red de centros de innovación llamados AT&T Foundry. En el AT&T Foundry de México trabajamos con desarrolladores, startups, universidades y otras compañías, por mencionar algunos. Nos dedicamos a hacer prototipos, pruebas y explorar posibilidades que puedan ayudar a acelerar el lanzamiento de nuevas soluciones para nuestros clientes.
Mi trabajo consiste en caminar con ellos a través del proceso de innovación. Primero platicamos la idea, analizamos el problema y tratamos de resolverlo de una manera creativa y novedosa. Muchas veces es necesario hacer una fusión entre metodologías y tecnología. No podemos dejar que una de las partes lo resuelva todo, lo ideal es encontrar un balance. Después revisamos el diseño, realizamos un prototipo y hacemos pruebas de campo. En 12 semanas, podemos saber si un proyecto es viable.
El AT&T Foundry de México se dedica a mercados emergentes: Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés), desarrollo de software –aplicaciones, interfaces, portales– y pruebas de tecnologías. Como parte de nuestra propia implementación de innovación, estamos en constante comunicación con los otros AT&T Foundry, compartiendo procesos, tendencias y técnicas.
Para quienes estamos involucrados en esta industria nos mueve el anticipar las necesidades de las personas. Esto es un reto porque vivimos en un mundo que cambia constantemente y de manera muy acelerada. Por eso, me siento afortunado de tener la oportunidad de liderar el AT&T Foundry de México, pues es importante inyectar esta visión a mi equipo para seguir creando y materializando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close