Brecha salarial de género, un reto pendiente

De acuerdo con la última Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH 2018) las mujeres con posgrado ganan en promedio 61.934 pesos de forma trimestral, en contraste, el sueldo de los hombres con este mismo nivel educativo asciende a 109.452 pesos. La diferencia es casi del 40%, lo que demuestra la existencia de una preocupante brecha salarial de género.

Consultamos a los especialista para conocer el estado de la cuestión en nuestro país y preguntarles sobre las medidas más urgentes para cerrar esta brecha.

Por Alma Gómez

De acuerdo con cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), las mujeres tienen menos probabilidades de trabajar jornadas completas y de progresar en sus carreras. Además son más propensas a emplearse en trabajos que les ofrezcan salarios bajos.

José Ángel Gurría, director general de la OCDE, explicó que, en los 34 países que comprenden la región, las mujeres se enfrentan con más obstáculos que les impiden realizar trabajos remunerados, también, ganan menos que los hombres y deben lidiar con un alto grado de acoso.

Diferentes investigaciones han demostrado que son muy pocas las mujeres que se encuentran en cargos directivos –sólo el 10% de los puestos de alta dirección son ocupados por mujeres– y con frecuencia se sienten discriminadas por la empresa para la que colaboran.

Gender Monitor, un estudio realizado por la Escuela Superior de Economía y Administración de Empresas (Eseade), destaca que 7 de cada 10 directivas consideran que en cuestiones de ascenso en puestos de alta responsabilidad las organizaciones tienen mayor favoritismo hacia los hombres.

Profesiones no tienen género

La OCDE también ha señalado que el nivel de educación entre hombres y mujeres en México es similar, no obstante, nuestro país tiene una de las más grandes brechas de empleo por razones de género y, por lo tanto, se enfrenta a consecuencias negativas para el crecimiento económico.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE) evidencia que durante el cuarto trimestre de 2018, de los casi 752 mil empleos que se relacionan con las Tecnologías de la Información, únicamente el 17.1% fue representado por mujeres, mientras que 82% por hombres.

Graciela Rojas Montemayor, presidenta del Movimiento STEM recalca que solo el 8% de las mujeres estudian una carrera relacionada con: ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas, mientras que el 27% de los hombres elige este tipo de preparación académica.

2 de cada 10 estudiantes de ingeniería son mujeres. Las áreas en donde menos presencia tienen son: Mecánica, Electrónica y Mecatrónica.

Fuente :Inegi

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) resaltan que solo el 6% de los CEOs de las principales 100 empresas de tecnología son mujeres, mientras que 19% en el sector de las TIC’s alcanzan un nivel ejecutivo.

En entrevista para Mejores Empleos, Rosario Saud, directora Global de Habilitación del Desempeño de Ericsson, precisó que cuando se habla sobre equidad de género se hace referencia a que hombres y mujeres tengan la misma participación y no solo pretende que se logren beneficios, como comúnmente se piensa.

La representación de mujeres es muy baja en las organizaciones. La mayoría de ellas trabaja en áreas de soporte, las cuales no tienden a ser las mejor pagadas.

Para combatirlo se debe identificar y hacer visible la brecha, pero también es necesario el compromiso corporativo además de una regulación gubernamental que lo sostenga.

Brecha salarial

Casi en todos los países existe disparidad salarial, las mujeres ganan 20% menos que los hombres a nivel mundial, de acuerdo con las estimaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En países con ingresos elevados la diferencia entre sexos es más notoria, en cambio, en los países con ingresos bajos y medios la brecha es mayor entre los trabajadores peor remunerados.


«En numerosos países, las mujeres tienen un nivel de educación más alto que el de los hombres, pero perciben salarios inferiores, aun cuando trabajan en las mismas categorías profesionales».

Rosalia Vázquez-Álvarez, especialista en econometría y salarios de la OIT.

mujeres brecha género

Desigualdad

La OCDE ha mencionado que la discriminación por género puede provocar que las mujeres se expongan a la pobreza. Se enfrentan a sueldos más bajos que sus pares masculinos, pese a que cuentan con la misma preparación educativa.

Pueden ganar hasta 40% menos que los hombres por el simple hecho de ser mujeres. No importa qué carrera estudies o qué nivel educativo tengas, si eres joven o no, si aún no cuentas con experiencia o si ya la tienes, solo una cosa es segura;  por ser mujer te enfrentas a mayores barreras en el mercado laboral.

De acuerdo con la última ENIGH (2018), las mujeres con posgrado ganan en promedio 61.934 pesos de forma trimestral, en contraste, el sueldo de los hombres con este mismo nivel educativo asciende a 109.452 pesos. La diferencia es casi del 40%, lo que demuestra la existencia de una preocupante brecha salarial.

mujeres brecha género

En este sentido, Saud argumenta que ante esta situación las mujeres no tendrían de quedarse satisfechas y deberían negociar. Negociar para recibir salarios más elevados, que correspondan con sus capacidades. Necesitan tener mayor confianza, agrega.

Quizá te puede interesar: Los puestos directivos no tienen género

El camino hacia la equidad

En 2019 la Cámara de Diputados aprobó un dictamen en materia de equidad de género para eliminar la brecha salarial que existe entre los trabajadores cuando se desempeña el mismo trabajo. Con esto se busca que el género no determine el sueldo que recibe una persona.


«Las mujeres no hemos logrado acceder, como es nuestro derecho, a trabajos mejor calificados».

Laura Angélica Rojas, presidenta de la Cámara de Diputados.

Las empresas públicas y privadas estarán obligadas a remunerar un trabajo de la misma forma para hombres y mujeres, sea de manera salarial o extra salarial sin que se les discrimine.

La presidenta de la Cámara de Diputados, Laura Angélica Rojas destacó que estas reformas no serán suficientes si no se articulan con propuestas que sienten las bases para construir un sistema nacional de cuidados y de distribución equitativa del trabajo doméstico.

Lee aquí sobre: El liderazgo complementario y la equidad de género


shares