Apagar la inequidad

Cuando tienes la vocación y amor a tu trabajo no hay quien te detenga

Por: Brenda Martínez Lunar

“Convertirse en bombero, a nivel familiar, es darle más peso a lo laboral que a las reuniones familiares importantes durante todo el año”.

En las inmediaciones de la colonia Merced Balbuena perteneciente a la delegación Venustiano Carranza se encuentra la estación central del Heroico Cuerpo de Bomberos de la CDMX, en la que Olga Peña Medina forma parte de la fila de bomberos que arriban cada día a las emergencias surgidas en la megalópolis.

Con 28 años de servicio en el cuerpo de bomberos y con carrera en enfermería general, Olga Peña Medina inició en esta profesión por necesidad, quien actualmente es guardia roja en la estación central.

Ella es una de las 300 mujeres que pertenecen al cuerpo de bomberos, entre operativos, administrativo, dirección técnica y académica, de 2600 hombres participes en toda la ciudad.

Quien además de ejercer como instructora del simulador de fuego que se encuentra dentro de las instalaciones, en este, comenta la entrevistada por Mejores Empleos, se capacita con fuego real y humo no tóxico para enseñar al personal a ingresar, atacar al fuego y hacer una búsqueda cuando al bombero le toque cubrir ese tipo de emergencia.

Asimismo, dentro de este reproductor se encuentran las habilidades y debilidades de cada bombero, de manera que el realizar esta actividad es de ayuda para saber las capacidades que tiene alguno y las carencias para el momento del incendio real.

DE MADRE A BOMBERO

“Los hijos y la pareja quedan en segundo término” Situación que Olga empata con lo sentimental de algunas de las bomberos, pues en su mayoría son divorciadas, lo que ella justifica con la convivencia con hombres en el trabajo de más de 24 horas, condiciones que no son bien vistas por un esposo.

“Gracias a este trabajo mis hijos han tenido una carrera, se han realizado como personas y profesionales” nos contó con una sonrisa en el rostro y con la cabeza en alto.

Aunque no descarta la falta de convivencia donde la unión familiar es primordial, pero ella está dispuesta a sacrificarlo por realizar su trabajo de bombero.

UNA MUJER EN UNA PROFESIÓN DE HOMBRES

“A mi hasta ahorita no me ha detenido ser mujer” indicó Olga Peña.

El apoyo entre hombres y mujeres es igual en el Heroico Cuerpo de Bomberos, argumenta, aunque menciona que existen trabas con cuestiones de fuerza, pues las mujeres deben incrementar el doble no sólo de esfuerzo, sino también de voluntad para sobresalir como bombero.

Argumentó que el género femenino puede tener menos fuerza bruta, pero se compensa porque una sola no carga 50 kilos, pero entre dos mujeres sí lo pueden cargar.

Aunque ser una mujer entre una profesión que suele ser únicamente de hombres, no es tarea fácil, pues la gente no les tiene tanta confianza a las mujeres, pues demeritan que el género tenga las capacidades para cubrir el puesto.

“Pero cuando ven las personas que se les atiende bien, se les dan los servicios, y que uno tiene la preparación y las técnicas contenidas para sacar adelante un servicio, nos ganamos la confianza de la ciudadanía” describe Olga Peña.

EL DÍA A DÍA DE UNA BOMBERO

Al llegar a la estación lo primero que se hace es uniformarse, consecutivamente se otorgan las comisiones.

“Si el rol es de operador de camión, se debe revisar los niveles, herramienta, equipamiento” platica Olga Peña.

Se espera que suene el timbre para cubrir los distintos servicios, que pueden ser desde un gato en un árbol, un perro atascado en algún lugar estrecho, fugas de gas, abejas en un árbol, hasta lo más riesgoso como un incendio o un accidente vehicular.

Además de contar con horarios específicos para alimentos, limpieza de unidades e instalada, como ellos le llaman, a las prácticas de técnicas para cubrir los servicios. “La actualización es constante, porque los protocolos cambian regularmente” comenta la entrevistada.

Dentro de estas actividades también hay un receso y la supervisión de unidades al llegar de una emergencia, en donde se repone y revisa el material o herramienta que fue utilizada.

LA VIDA DE UNA PERSONA EN UN EQUIPO DE PROFESIONALES

Según las estadísticas obtenidas desde la estación central de bomberos, al año reciben 60 mil eventualidades, por lo que Olga Peña añade que en ocasiones como las actividades realizadas el pasado mes de septiembre, se quisiera tener más equipo manual e integrantes dentro del cuerpo de bomberos para ayudar a más gente.

En emergencias como la anteriormente narrada por Olga, destacó que el cansancio se queda de lado, aunque se lleven 24 o 36 horas trabajando, lo único que se necesita es la suficiente hidratación para seguir ejerciendo el trabajo.

Añadido a lo anterior puntualizó que es desgastante que la gente pida auxilio y no se les pueda brindar el servicio, “En ocasiones la emergencia nos rebasa y no podemos hacer nada más”.

Aunque no descarta la satisfacción de atender a la ciudadanía “Estamos orgullosos de portar la camiseta… es gratificante trabajar en el Heroico Cuerpo de Bomberos”.

LA TERAPIA Y EL PESAR DESPUÉS DE UNA EMERGENCIA

“Bomberos es calidad humanitaria, una hermandad que, si uno se queda, todos nos quedamos y si uno sale todos salimos” Indica Olga Peña.

Pertenecer al equipo de bomberos es también lidiar con lo emocional, menciona Olga Peña, pues se debe tener corazón fuerte, sobre todo cuando hay accidentes y las personas se deshacen cuando ven a sus familiares heridos o fallecidos.

“Eso te duele porque te pones en el lugar de esos papás, nos deja mentalmente un poco sentidos” Menciona con seriedad en el rostro Olga Peña.

Pero esto termina cuando al regreso se platica la vivencia con el mismo equipo de trabajo, en ocasiones, añade Olga, lloran y es la forma en que sacan el impacto emocional que vivieron en los hechos.

EL CONSEJO DE OLGA A LAS FUTURAS BOMBEROS

La próxima a jubilarse, Olga Peña, recomendó para las futuras bomberos o para aquellas novatas que recién se están integrando al Heroico Cuerpo de Bomberos, que ellas como mujeres y personas son quienes se ponen los topes y dicen: no puedo. “Cuando tienes la vocación y amor a tu trabajo no hay quien te detenga” concluyó Olga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales