El arte de cazar tendencias

Cecilia Palacios es la pionera en una profesión de la que poco se sabe: los coolhunters o cazadores de tendencias. Su profesión deriva de un término –Coolhunting– del mundo de la publicidad, y consiste en hacer predicciones sobre cambios o surgimientos referentes a la cultura del consumismo y la moda. Dicha información le sirve a las empresas para aprovechar tendencias sociales. Y la recolectan de dos formas: en la calle, como reporteros, con cámara y libreta en mano, y a través de los hábitos de los usuarios de Internet.

Cecilia predice las tendencias de las industrias creativas, que la UNESCO define como: “Aquellos sectores de actividad organizada que tienen como objeto principal la producción o la reproducción, la promoción, la difusión y/o la comercialización de bienes, servicios y actividades de contenido cultural, artístico o patrimonial”.

Arte, moda, diseño, arquitectura son algunas de las disciplinas de las que se ocupa Cecilia, quien es diseñadora textil de formación y cuenta con una Maestría en Marketing y Comunicación de la Moda.

“No estaba satisfecha con mi carrera en términos creativos y de ejecución. Y no fue sino hasta la maestría que me encontré con una serie de lineamientos en términos de moda, como las nuevas profesiones, el estilismo de moda y nuevas estrategias como el coolhunting, que me llamaron la atención”, cuenta.

Así, fundó coolhunter.mx en 2009, junto a Dany Reyes, sitio en el que genera contenido que se comercializa a través de diversas estrategias, como product placement, banners y menciones en redes sociales. Lo que, en un principio, era un blog que llamó la atención de marcas como el Hotel W, L’Oréal, Levi´s, Kenzo ahora es una empresa, cuyas oficinas se ubican en la colonia Escandón, que emplea a 10 personas que también generan contenidos (textos, fotos y video) para otras marcas, como Comex y Devlin.

“De manera muy orgánica, nos convertimos en un medio de comunicación de nicho, dirigido a cierto nivel socioeconómico, a cierta zona geográfica, a ciertas carreras y profesiones. Los contenidos nos llevaron al nicho. No lo planeamos”.

Dedica muchas horas del día al análisis de los hábitos en consumo: revisa, por ejemplo, los likes en Facebook de los personajes que conforman su nicho, mismos que se vuelven su objeto de estudio.

“¿Cuál es la colonia en boga? ¿Por qué 5 jóvenes abrieron, en una calle, negocios dirigidos a cierto target?, ese tipo de preguntas me ayudan a prefigurar tendencias”.

Si bien Cecilia considera que su página coolhunter.mx es un medio pequeño, sostiene que son un referente para los medios masivos.

El contenido propio, el gran valor

Fuimos los pioneros en generar contenido propio. Hacer fotografías (como mini shooting), generar textos y darle un valor agregado a tu Instagram, en México, nadie lo hacía entonces. Ahora, tu marca no existe si no tienes redes sociales.

El siguiente paso fue acercarnos a agencias que llevaban marcas como Sony y Axe, para generarles contenido. Y de esa forma, empezar a capitalizarnos. Todo, al principio, lo hacíamos tres personas: un diseñador, un fotógrafo y yo; hoy somos 10.

Las tendencias antes de la viralización

Antes, en la escena de la moda, por ejemplo, era común escuchar la frase: “En México no pasa nada. No tenemos estilo”. Nosotros, en coolhunter.mx, nos dimos cuenta de que sí estaban pasando cosas, pero que no había quién las difundiera. Eso nos sirvió para delinear una ruta: decidimos hablar de mexicanos en el país, de extranjeros en México o de mexicanos en el extranjero. Por ejemplo: Louis Vuitton hace su shooting de campaña en Casa Barragán, eso entraba dentro de nuestros intereses.

Irónicamente, 8 años después, desde que The New York Times puso a la Ciudad de México como el destino número 1, en 2016, en su ranking “Places to visit”, todos están hablando de México: Huffington Post, BuzzFeed, Playground. Uno de nuestros principales objetivos fue cambiar la conversación de lo que estaba ocurriendo en el país. Queríamos decirle al mundo: “Esto también pasa en México”. Y, con ello, hablar de las industrias creativas, ¿quién las mueve?, ¿hacia dónde se dirigen?

¿Profesión del futuro?

Tenemos que prepararnos para enfrentar los cambios en el estilo de vida que impone el tema digital. Por eso, la psicología, me aventuro a decir, será una profesión con demanda en el futuro. La relajación, la generación de nuevas experiencias, tan burdas como saltar una cuerda, es algo que necesitaremos para desconectarnos del mundo virtual. Los empleos en tecnologías de la información tendrán mucha oferta. A México, creo firmemente, lo va a rescatar las industrias creativas. Creatividad más tecnología será el binomio que definirá el futuro laboral.

Voz experta:

Es más importante ser creativos que expertos en herramientas digitales. Y no sólo estar atentos a lo que ocurre en Internet, sino tomarle la temperatura a la ciudad: acudir a ferias, exposiciones e, incluso, a los tianguis culturales.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales