El trabajo del archivista de la mano con la tecnología

En la actualidad algunos archivistas cuentan con un título universitario, en donde su formación académica les exige el uso de archivos modernos, así como hacer de estos más accesibles para quienes los soliciten.

El archivista, como lo describe José Bernal Rivas en su publicación “El profesional de los archivos”, es una profesión altruista institucionalizada, en donde se dispone la capacidad de decisiones para priorizar en su área de trabajo sin involucrar a otros departamentos.

Comercializada por escuelas especializadas entre el siglo XIX y XX, como respuesta a las necesidades de las empresas a tener un orden analítico y teórico en sus archivos, debido a la exigencia de recoger un archivo administrativo y tenerlo al instante para ser utilizado.

En la actualidad algunos archivistas cuentan con un título universitario, en donde su formación académica les exige el uso de archivos modernos, así como hacer de estos más accesibles para quienes los soliciten.

Es por ello, que con ayuda de la tecnología y la llegada de la cuarta revolución industrial se han creado aplicaciones y/o bases de datos para hacer más factible el orden, distribución y accesibilidad a cualquier documento que se requiera en el momento.

Es decir, la profesión del archivista ahora debe ir a la par de la transformación de la tecnología para valerse de ella e incrementar su rendimiento para la compañía en la que colabora. Debido a que el archivo ahora es un objeto dedicado a la legislación, la protección de datos personales y actividades administrativos, como describe Safe Data en su artículo “Cómo ha evolucionado el archivo”.

Apoyados en la Big Data, para lograr una gestión rápida, accesible y la protección de los mismos, así como el ingreso de los archivos a la Nube para permitir el acceso a los colaboradores externos e internos de manera eficaz.

Además del futuro uso de la inteligencia artificial, para sustituir la gestión de los papeles a sistemas automatizados, de esta manera el personal responsable puede enfocarse en otras tareas dentro de la empresa.

De este modo el archivista es de las principales profesiones que se apoyan de la evolución de la tecnología para establecer innovación en su área de trabajo, por lo que el profesional en materia tiene el deber de estar informado sobre las últimas versiones de software y hardware.

 

Por: Brenda Martínez Lunar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales