Sin ser un conflicto dramático común, esta desesperante, divertida, significante, caótica, emocionante, rutinaria y cambiante vida cotidiana enmarcada en la poesía enaltece el día a día de un hombre común en #UnLugarComún o no tanto.

¿Existe la monotonía?

La rutina y el ritmo que llevamos día a día podría confirmar la pregunta, sin embargo, en un mundo de constante cambio, la misma aseveración podría quedar descartada.

Siempre buscamos “salir de la rutina” aunque quizá lo que logramos es crear una o modificar la misma. Y es que por más rutinaria que sea nuestra vida siempre hay algo diferente, nosotros mismos, cada mañana al vernos al espejo somos distintos.

Aquí lo importante es lograr que el ritmo que llevamos nos permita ver estas “pequeñas cosas”, cosas como una caja de cerillos que puede incendiar nuestra mente de poesía. Pero para poesía, William Carlos Williams y lo extraordinario de lo ordinario, una visión que podrás apreciar en Paterson, largometraje de Jim Jarmusch.

Paterson parece tener una vida rutinaria, es un conductor de autobuses en una ciudad del mismo nombre. Es un poeta aficionado que se despierta, mira el reloj, desayuna, va a su trabajo, escucha a sus pasajeros, regresa a casa, acomoda su buzón (raramente), observa y admira la forma de ser de su esposa y en su mente siempre lo acompaña la poesía.

Sin ser un conflicto dramático común, esta desesperante, divertida, significante, caótica, emocionante, rutinaria y cambiante vida cotidiana enmarcada en la poesía enaltece el día a día de un hombre común en #UnLugarComún o no tanto.

Consulta horarios en cartelera, recuerda que martes y miércoles el costo en Cineteca es de 30 pesos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales