Una novela que es infinidad de otras novelas

David Toscana, a través de la alquimia literaria, ha creado un personaje entrañable: Olegaroy. Y con ese nombre titula la novela que narra la vida de un hombre que padece insomnio...

David Toscana, a través de la alquimia literaria, ha creado un personaje entrañable: Olegaroy. Y con ese nombre titula la novela que narra la vida de un hombre que padece insomnio, tiene 53 años y vive con su madre, bajo una sobreprotección consensuada.

“Hay hombres de apariencia pequeña que se vuelven grandes ante la arbitrariedad de la historia. Olegaroy es uno de ellos. Tras el salvaje asesinato de una joven, él decidirá tomar la investigación por su cuenta y en el proceso habrá de toparse con las dudas que más inquietan al ser humano desde que comenzó a reflexionar en la antigua Grecia”, escriben los editores. Pero Olegaroy no es un erudito, sino todo lo contrario: un hombre común, obsesionado con la muerte, lector voraz de periódicos, coleccionista de noticias trágicas, que escribe su obra magna, inédita e inconclusa, titulada La Enciclopedia de la desgracia humana. Quizá atendiendo lo que él propio Toscana escribe en la página 91: “Por intuición, o llevando un paso más allá los consejos de Schopenhauer para buscar más las propias ideas que la suma constante de conocimientos”.

Olegaroy escribe: “No es el apego a la vida sino el espanto a la muerte lo que nos mantiene vivos”. Toscana, uno de los narradores más originales de su generación, engaña deliberadamente al lector de novela negra: en las primeras páginas se delinean los rasgos del género (un protagonista que trata de resolver un crimen), aunque pronto descubrimos, con una sonrisa en el rostro, que el crimen no es lo primordial de la trama. Olegaroy, a través de la ironía y el humor negro, indaga en un misterio más hondo: la condición humana.

Toscana parece imponerse un reto duro en cada novela y, en esta ocasión, explora los campos de filosofía, la ciencia y las matemáticas. En entrevista con Roberto Feregrino, para el portal Sin Embargo, Toscana declaró: “La novela siempre ha sido un acercamiento a la filosofía. Los escritores debemos ser filósofos. La propuesta en Olegaroy está en integrar en el narrador a una especie de crítico literario, filósofo, historiador e imaginador que le dé vueltas de tuerca a las ocurrencias e ideas de los personajes, así se le encuentra un fondo aun a lo que parece superficial”. Toscana, al sortear los géneros, a pesar de que juega con sus elementos, nos entrega a los lectores una novela que contiene, parafraseándolo, “infinidad de otras novelas”.

Ficha:

Olegaroy
DAVID TOSCANA
Editorial ALFAGUARA
México, 2017
312 pp.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales