9 señales para identificar si estás muy estresado

.

Se habla mucho sobre la calidad de vida y el nivel de estrés, así como la importancia de llevar una vida equilibrada, preocuparse por la salud y dedicar tiempo para uno mismo.  Sin embargo, la vida real no es tan simple, y tenemos que adaptarnos constantemente al ajetreo de todos los días. En la vida laboral, los profesionistas se enfrentan a un ritmo muy acelerado, ambiente competitivo, metas, plazos, presiones y la necesidad constante de mantenerse vigente en el mercado.

Según la Organización Mundial de la Salud, México es el primer lugar a nivel mundial en nivel de estrés laboral, con el 75% de los trabajadores padeciendo este mal. El 25% de los casos de infartos en México es provocado por este tipo de estrés. El estrés es una defensa natural del ser humano, que nos ayuda a sobrevivir; sin embargo, la repetición continua del estímulo estresante tiene resultados dañinos en nuestro organismo.

Aquí una lista de nueve señales para identificar si estás muy estresado y si es necesario aumentar tu calidad de vida.

1. Falta de motivación por la mañana

Es normal sentir flojera en las mañanas, sobre todo cuando nos levantamos muy temprano. Sin embargo, cuando no tienes ningunas ganas de levantarte de la cama y aprovechar el día que está empezando, algo puede estar mal.

2. Defensas bajas

Los altos niveles de estrés afectan nuestro sistema inmune, dejándonos más vulnerables a virus y bacterias. Esto hace que nos enfermemos constantemente, principalmente de gripas y resfriados.

3. Sensación de estancamiento

Puedes estar comprometido en tu trabajo, esforzándote y realizando todas las actividades perfectamente, y aún así sentir que todo el esfuerzo fue en vano o que no hiciste lo suficiente. Cuando estamos muy estresados, es más difícil definir prioridades y administrar nuestro propio tiempo. Así, este sentimiento de que no avanzamos puede ser un síntoma importante.

4. Memoria débil

Si te cuesta acordarte dónde dejaste las llaves, se te olvida pagar las cuentas, no recuerdas los compromisos o cosas relativamente importantes, puedes tener un problema. El estrés puede resultar en pérdida de memoria, pues afecta la producción de neurotransmisores.

5. Autoestima baja

No sentirse bien consigo mismo es un síntoma común en las personas estresadas, pues al final de cuentas esto es un desequilibrio en lo físico y emocional. Puedes estar insatisfecho con tu cuerpo o apariencia, tener la sensación de que tus amigos o familiares no te quieren tanto y no tener confianza en el ámbito profesional.

6. Conflictos en las relaciones

El estrés puede hacer que las relaciones personales sean más difíciles. La paciencia para resolver problemas disminuye, lo que puede hacerte una personas intolerante sin que te des cuenta, no solo en el ámbito laboral, sino también en las relaciones con tu pareja, amigos y familia. Además de esto, la sensación de que nadie está de tu lado puede agravar los conflictos.

7. Insomnio

Cuando se tiene un problema, es casi imposible dejar de pensar en él. ¿Cómo dormir con tantos pensamientos y preocupaciones en la cabeza? Si pasas noches en vela o te despiertas a media noche porque tu cerebro está “encendido” y no hay manera de volverte a dormir, puedes estar sufriendo de insomnio. La falta de sueño puede causar problemas serios, pues le roba al cuerpo el descanso que necesita para reponerse física, mental y emocionalmente.

8. Dolores físicos

Se tienes constantemente dolores de cabeza, de estómago, o dolores en el cuerpo, esto puede ser una respuesta del organismo al desgaste psicológico.

9. Humor inestable

El humor es afectado directamente por el nivel de estrés. Esos cambios ocurren por causa de la grande inestabilidad emocional por la que la persona está pasando. Por ejemplo, cuando estás realizando algún proceso en el trabajo y ocurre un fallo, por muy chico que sea, esto puede ser suficiente para romper tu paz y dejarte enojado. Además de esto, situaciones delicadas pueden dejarte más emocional y susceptible a crisis de llanto o ataques de ansiedad.

Si te identificas con los síntomas aquí descritos, estás a tiempo de cambiar tu estilo de vida o hasta de buscar ayuda de un profesional, si fuera necesario. No es fácil encontrar el equilibrio entra la vida profesional y la personal, además de que cada persona tiene rutinas y trabajos diferentes. Sin embargo, existen alternativas que encajan con el perfil de cada uno, como ejercicios mentales, meditación o simplemente hacer eso que amamos. ¡No dejes que el estrés controle tu vida! Comienza ahora a probar diferentes actividades que pueden mejorar tu calidad de vida o busca ayuda profesional de alguien que pueda orientarte.

Más información en Love Mondays 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales