Debemos creer que somos capaces

En 2018, Bodega Aurrera fue reconocida como “Marca Famosa”, una declaratoria que da el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) cuando una marca logra estar posicionada en la mente del público, gracias a la innovación, creatividad, marketing, pero sobre todo, gracias al trabajo de su gente.

Conversamos con Lilia Jaime, quien nos habló de esta empresa que cuenta con 60 años en el país.

Aurrera inició operaciones en 1958 en la Ciudad de México. En 1970 se convirtió en Bodega Aurrera. La primera tienda se ubicó en la calle de Bolívar, oficinas que hace 37 años visitó por primera vez Lilia Jaime, Vicepresidenta Senior de Bodega Aurrera.

En los 80 Lilia cursaba la preparatoria y su intención era contar con un trabajo de medio tiempo que le permitiera seguir con sus estudios. Nunca imaginó que estaba por entrar a su primer y, como ella lo dice, único empleo que ha tenido en su vida.

TRABAJO, VIDA Y TRASCENDENCIA
¿Cómo equilibras tu vida personal con el trabajo?


Es parte de mi vida, si no disfrutara de lo que hago no me hubiera quedado en esta compañía: tengo 37 años aquí, toda una vida.

Pienso que las personas trascienden a través de lo que logran con los equipos de trabajo. Yo aprendo mucho de la gente, de mi líder, de las personas de la tienda, de los clientes. Me volví una persona de retos: esta compañía es muy orientada al resultado y me encanta que sea así porque forma parte de mi personalidad. Tú puedes ser quien tú quieras ser, siempre y cuando tengas clara la meta y te pongas objetivos claros.

LIDERAZGO, UNA CUESTIÓN PERSONAL
¿Cuál consideras que es el principal reto de las mujeres para ocupar una posición de liderazgo dentro de las empresas?

Ellas mismas. Para mí el principal reto es creer que somos capaces. Yo tengo muchas mujeres dentro de los asociados de Bodega: 51% del total somos mujeres. No obstante, cuando haces el esfuerzo por llevarlas a niveles más altos, la participación de ellas desciende.

Nosotros tenemos una reunión anual a la que asisten los gerentes de toda la República. El objetivo es darles herramientas a las mujeres para que se empoderen y se desarrollen dentro de la organización.

Encontré una nota que fue escrita hace más de 200 años donde dice que las mujeres tienen como principal enemigo a ellas mismas, y es algo que aún continúa.

Cuando yo llegué aquí a Bodega, no había ninguna directora en el equipo, de ocho todos eran hombres, yo tenía una vacante y busqué a dos mujeres top talent de la compañía, con experiencia, rankeadas muy alto y las dos me dijeron: “No me siento lista”, “no es mi momento”, una por tema personal y otra dijo: “No me siento lista para la posición”. Hoy ya tengo a una mujer como directora en mi equipo, pero si yo le hubiera preguntado en ese momento a cualquiera de los subdirectores hombres, me hubieran dicho: “¡Claro!”.

Es cierto que el reto también es cultural porque las nuevas generaciones se están educando de una manera distinta, pero las generaciones que hoy laboran, que tienen una cierta posición en las compañías, deben quitarse la idea de que las mujeres son débiles, de que las mujeres tienen que hacer ciertas cosas y los hombres algo distinto.

Hoy hay que romper con eso: las mujeres tenemos que cambiar.

Al hablar de equidad, ¿cuáles son las políticas laborales dentro de Bodega Aurrera que impulsan el talento femenino?

Contamos con un Consejo de Inclusión y Diversidad con un apartado importante para mujeres, el objetivo es empoderarlas y desarrollarlas. Para tener mujeres en cargos directivos tienes que preparar a las mujeres que son subgerentes.

Tenemos un programa que se llama Mujeres en Retail, en 2018, 167 mujeres estuvieron clasificadas como mujeres con talento, cumplen con sus resultados e indicadores, pero también se les da capacitación.

Este programa consiste en que tienen exposure, vienen a juntas donde no necesariamente les correspondería asistir, se les da asesorías en tienda, pláticas, se les invita a los recorridos, esto para que vayan tomando más fortaleza, y en algunos meses ya están listas para ocupar la posición de gerente.

Después, ya en esta posición, cuentan con programas especiales para desarrollo de mujeres. En alianza con la Universidad Panamericana, tenemos un Diplomado de mujeres, en el que, a lo largo de un año, tienen módulos que van desde imagen directiva, hasta conocimiento que les permite ser más estratégicas para la toma de decisiones.

Por: Edith Ciriaco Ramírez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close
shares