Franquicias: Un modelo de negocio en tendencia

.

En colaboración con Safe Data

Actualmente para quienes buscan construir su propia fuente de ingreso económico, las franquicias son una opción atractiva debido a que los inversionistas parten de una empresa probada y garantizada en cuanto a su operación, comercialización y aspectos financieros.

Dentro de las ventajas de contemplar una franquicia como una excelente manera de diversificar el capital a largo plazo, encontramos que hay una mínima posibilidad de fracaso, junto con un soporte completo desde el inicio en temas de capital humano, infraestructura física, ubicación, operación, ventas y sobre todo con estrategias de mercadotecnia, en donde la marca está ya posicionada.

La franquicia es un modelo de negocio que las empresas utilizan para expandirse una vez que llegan a un punto estable, representa una manera sencilla de ampliarse con la posibilidad de tener presencia en diferentes ubicaciones y obteniendo grandes beneficios por ello.

En este sentido, una franquicia puede entenderse como un tipo de licencia que otorga el franquiciante o empresa al franquiciado, que es el inversor, y que le permite utilizar la marca, así como tener acceso a su conocimiento del mercado y venderlo bajo su nombre. Con base a esa premisa, un inversionista adquiere el derecho de utilizar el producto y/o servicio cumpliendo con ciertas características y lineamientos de calidad y comercialización.

El principal valor de una franquicia radica en la transmisión del conocimiento y experiencia, elementos que generan un negocio con el mismo éxito de la marca que lo originó, por tal razón, el inversionista debe realizar un análisis profundo de la circular de oferta de franquicia: un documento que incluye los datos más relevantes de la marca; desde formalidades como el nombre de registro, los años en el mercado hasta el número de sucursales propias y concedidas, los márgenes de utilidad, el tiempo aproximado para la recuperación de inversión, los sistemas de promoción y comercialización, así como la inversión de inicio.

Una vez que se opta por la franquicia el paso siguiente es la firma del contrato, en el que se establecen el periodo de utilización de la franquicia, el área geográfica de exclusividad, se definen las regalías o royalties (el monto a pagar por el uso de la marca que generalmente deriva de un porcentaje de acuerdo a las ventas mensuales).

Safe Data, por ejemplo, cuenta con un modelo de negocio que aunado a su alto nivel de especialidad y trayectoria, le ha permitido diseñar dos tipos de franquicias: una de ellas denominada Servicios Integrales, en la que se ofrece tanto los servicios físicos como digitales de resguardo y control de la información, con los que cuenta la empresa.

Adicionalmente, también oferta una franquicia enfocada a los Servicios Digitales y Digitalización, en ambas posibilidades la compañía concede en la franquicia el know how y la tecnología para que el franquiciatario inicie la comercialización.

Si bien, hay variantes sobre los tipos de franquicias y cada una responde a objetivos distintos, los inversionistas deben revisar minuciosamente cada uno de los documentos que garantizan la solidez y el know how necesarios para replicar la marca, de tal manera que se evite cualquier actividad de fraude o fracaso que repercuta gravemente en el patrimonio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales