Inclusión Consciente ¿por qué no?

Te dejamos siete pasos prácticos para lograr la Inclusión Consciente en los centros de trabajo ¿ya los conocías?

Por Mónica Flores, Presidenta para Latinoamérica ManpowerGroup

Sígueme en Twitter: @mofloresb

 

Todos sabemos que existe una brecha de género en el mundo laboral. A pesar de que la presencia femenina en el mundo del trabajo ha ido en aumento, aún no se ha logrado una equidad de oportunidades, ni de remuneración. De acuerdo al Informe de Desarrollo Humano de las Naciones Unidas, a nivel mundial, las mujeres ganan 24% menos que los hombres, mientras que en Latinoamérica reciben 19% menos. De hecho, el Huffington Post calcula que, debido a esta brecha, las mujeres trabajan 59 días gratis al año.

Definitivamente esto no se debe a una falta de habilidades, ya que ellas terminan la universidad con mejores calificaciones que ellos, pero antes de que cumplan 30 años, estarán ganando 10% menos (Global Entrepreneurship Monitor).

Existen varios factores que ocasionan esta diferencia. Un hombre y una mujer entran en igualdad de condiciones a su primer empleo. A los dos años, el 57% de los chicos han negociado su primer salario, comparado con sólo el 7% de las chicas. Negociar no sólo se refiere al salario; sino también a proyectos, horarios, responsabilidades, entre otros.

Por otro lado, la participación femenina disminuye a medida que el nivel de jerarquía es mayor, por lo que al no ocupar posiciones de liderazgo, en las que la remuneración es mayor, incluidos bonos y otros beneficios, el promedio de la compensación baja.

Asimismo, muchas dejan su empleo al tener un hijo, debido a las culpas, los miedos y los retos que enfrentan. No obstante, cuando regresan, dan un gran ejemplo. Según Harvard Business School, las hijas de madres que trabajan, ganan 23% más que sus pares.

Para lograr un cambio verdadero, los buenos deseos y la creación de políticas no son suficientes. Necesitamos realizar acciones concretas para lograr resultados reales. Un tercio de las mujeres indica que nadie las apoya en temas de liderazgo, una de las prácticas que se pueden aplicar con este fin es la mentoría o el patrocinio. Algunas otras opciones para fomentar la diversidad e inclusión son: flexibilidad laboral, uso de la tecnología y centrarse en resultados más que en “presentismo”, entre otros.

 Pasos prácticos para lograr la Inclusión Consciente:

  1. CAMBIA TÚ PRIMERO. Créelo o de lo contrario, olvídalo. Si no, las personas lo verán como una moda que llega hoy y se va mañana.
  1. HAZ TUYO EL COMPROMISO, NO LO DELEGUES. El cambio debe fluir desde arriba y ser demostrado por el equipo de liderazgo.
  1. Voltea la PREGUNTA. PREGUNTA, “¿POR QUÉ NO?”. En lugar de decir: “ella no tiene la experiencia”, pregunta: “¿qué necesitamos hacer para que funcione?”.
  1. CONTRATA Y RODÉATE DE PERSONAS que VALOREN A LAS PERSONAS. Así encontrarán la forma de optimizar todo el potencial humano, incluidas las mujeres.
  1. Promueve una CULTURA de INCLUSIÓN CONSCIENTE. Los programas no cambian comportamientos y no mejoran los números. Se debe cambiar la cultura.
  1. SÉ EXPLÍCITO: ¿MUJERES DÓNDE Y CUÁNDO? Hombres y mujeres deben estar representados en todos los niveles y en cada unidad de negocio.
  1. SÉ RESPONSABLE: ESTABLECE OBJETIVOS ALCANZABLES y MEDIBLES. Crea una visión de talento: cómo cambiarán las cosas, cómo se verán y para cuándo.

Erradicar la brecha salarial entre hombres y mujeres y generar oportunidades para todos, es Humanamente Posible. ¿A qué te comprometes para hacer que el cambio suceda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close

Sociales