Nuevas tecnologías y el empleo en México: una lectura estadística

Los empleos de hoy no son iguales a los de ayer. El desarrollo tecnológico impacta todas las áreas del quehacer humano: cómo aprendemos, nos informamos, nos relacionamos, trabajamos y compramos. La digitalización es quizá uno de los fenómenos más recientes y dinámicos que enfrentan las empresas en el mundo. Por ello, las ventas que se realizan en línea requieren nuevos modelos de negocio que faciliten a las empresas implantar las tecnologías de información y comunicación (TIC) en sus procesos de producción y distribución, así como atender a consumidores cada vez más conectados. La digitalización y los nuevos modelos de negocio, a su vez, demandan habilidades y empleos distintos a los tradicionales.
Repasemos unos datos del Inegi al respecto. De acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), en 2001 sólo 1,454,744 hogares en México tenían una conexión a internet, lo cual representaba el 6.2% del total de hogares en el país; a 2017, este número de hogares conectados ha aumentado más de 1000% al llegar a 17,397,850, lo que equivale al 50.9% del total.
La penetración de las TIC ha permitido que los hábitos en línea de los usuarios evolucionen en el tiempo. Los usuarios acceden a internet cada vez en mayor proporción a través de dispositivos móviles: mientras que en 2015 el 73.8% de los usuarios utilizaba un teléfono móvil inteligente o smartphone, en 2017 esta proporción se incrementó a 89.7%. De igual forma destaca que, mientras que en 2015 el número de usuarios que utilizaron internet para ordenar o comprar productos fue de 6.1 millones (9.7% del total de usuarios), en 2017 esta cifra aumentó a 11.8 millones (16.6% del total).
Este fenómeno tiene importantes implicaciones para las empresas. Sin embargo, podemos observar que un número muy importante de MiPyMES (micro, pequeñas y medianas empresas) en México, aún no utiliza internet para realizar sus actividades.
La Encuesta Nacional sobre Productividad y Competitividad de las Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (ENAPROCE) estima que, en 2014, sólo el 27.7% de estas empresas utilizaron internet para sus labores. Las microempresas utilizan con menor frecuencia el internet en su actividad: del total de 3,952,422 microempresas, tan sólo 1,031,023 (26%) utilizaron este servicio. Los resultados de esta encuesta registran también que los principales motivos para no utilizar el servicio es que no lo consideran necesario (47.3%), seguido de la falta de equipo (18%).
¿Cómo se adaptan las empresas a esta era de la digitalización? La Encuesta Sobre Investigación y Desarrollo Tecnológico (ESIDET) 2014 indica que las empresas realizan pocas actividades en materia de investigación y desarrollo. En 2013 sólo el 2.1% de las empresas del sector productivo realizaron investigación y desarrollo tecnológico intramuros o extramuros. Asimismo, esta encuesta del Inegi nos permite analizar el grado en el que las empresas realizan alguna de las actividades de madurez tecnológica.
La evidencia estadística es clara: el mayor acceso y uso de internet entre los consumidores registrado en México en los últimos años no se refleja en igual magnitud en el desarrollo de las actividades de las empresas, pese a que la digitalización seguirá creciendo. Las empresas enfrentan el reto de dar mayor importancia a las TIC, actualizarse e invertir más en investigación y desarrollo tecnológico. Por su parte, el mercado laboral deberá adaptarse también, preparando los recursos humanos que respondan a las necesidades de la era digital.
Aun cuando hemos avanzado mucho como país en el uso de nuevas tecnologías, nos falta mucho por hacer.

shares